La Psicooncología, necesaria

Esta disciplina, que pertenece a la Psicología y a las Ciencias de la Biomedicina, surge por la gran prevalencia de los Trastornos de Cáncer.

La Psicooncología interviene durante el proceso de enfermedad en varias etapas de la misma: de forma preventiva (con programas psicoeducativos para la prevención del tabaquismo o dejar de fumar, la instauración de hábitos saludables, etc.), en la evaluación (donde aparecen pruebas más o menos invasivas y la ansiedad y el miedo como emociones destacadas ante la incertidumbre y la posibilidad de tener cáncer), durante el diagnóstico (para ayudar a gestionar el impacto inicial de la noticia), en la fase de tratamiento activo (ante los efectos secundarios de la Quimioterapia, los vómitos condicionados que aparecen, fobias asociadas, preparación para intervenciones quirúrgicas, etc.), en la etapa rehabilitadora (ayudando o facilitando la adaptación a la nueva vida sin el cáncer pero con sus consecuencias: cambios en la imagen corporal, colostomías, mastectomías, disfunciones sexuales, amputaciones, síntomas residuales quimioterápicos, pérdida de fertilidad, etc.), en la fase paliativa (facilitando la comunicación entre paciente y familiares (también con niños) para gestionar las despedidas, el afrontamiento de la muerte próxima, los dolores, el acompañamiento en esta etapa, los cuidados del cuidador para evitar la claudicación, prevención de duelo complicado, etc.), tras el fallecimiento (supervisando las manifestaciones del duelo en los familiares en riesgo de patologización, para facilitar la aceptación, o intervenir en el caso de duelo complicado).

En cuanto al ámbito sanitario, nuestras competencias intervienen en mejorar la comunicación entre personal sanitario y paciente y familiares (cómo transmitir malas noticias, gestionar y manejar quejas, permitirse preguntar lo que se quiera saber, conceder el espacio para que se pregunte, etc.), gestionar y optimizar los recursos existentes para conseguir servicios eficaces y de calidad y apoyo exclusivo al personal sanitario (enfermeros, auxiliares, celadores y oncólogos, para prevención de Burnout o “Síndrome de estar quemado”).

También nos compete el formar al personal voluntario, tan importante en este ámbito, para llevar a cabo un acompañamiento de calidad para el paciente y saber gestionar situaciones dolorosas e impactantes para ellos, garantizando su salud mental.

qmt-620x349
Paciente en Hospital de Día recibiendo Quimioterapia

La Psicooncología surge porque el Cáncer cada vez se percibe más como una enfermedad crónica, cambiando esa asociación que existe a nivel social de cáncer y muerte. Es cierto que la amenza a la vida existe, y es uno de los primeros pensamientos aautomáticos que surgen en el paciente tras el diagnóstico, pero en muchos casos, finalmente el paciente acaba aprendiendo a vivir con la enfermedad con el sentimiento de ser vulnerable (lo que conocemos como el “Síndrome de Espada de Damocles”).

El paciente tiene derecho a estar informado de lo que le ocurre y de participar en las decisiones terapéuticas. Varios estudios confirman como el nivel de Ansiedad tras el conocimiento de información que amenaza nuestra supervivencia se dispara y se coloca en niveles muy elevados; pero tras esto, la información se va comprendiendo, integrando y aceptando, y solo siendo conscientes de la realidad podremos tomar decisiones. Por ello, a pesar de que la ansiedad aumente convirtiéndose en angustia casi inmanejable, posteriormente ésta disminuye y nos ayuda a adaptarnos a la nueva a situación.

Nos importa mucho la Calidad de Vida del paciente durante el tratamiento activo y durante la fase paliativa. También es importante esa calidad de vida en los cuidadores, manejando los recursos existentes a nivel individual, familiar y social para evitar una sobrecarga e intentar garantizar una calidad en los cuidados. Si el cuidador siente que cuida bien, no abandonará al familiar enfermo, y no claudicará, por lo que tras su fallecimiento, el sentimiento de culpa es menos probable que aparezca reduciendo el riesgo de duelo complicado, trastornos del estado de ánimo (entre otros) e ideas suicidas.

Los Psicoonólogos, como ya hemos visto, podemos intervenir en muchos ámbitos. Seguiremos reivindicando nuestro lugar en las Unidades de Oncología y Cuidados Paliativos. 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s