TRASTORNOS DEL ESTADO DE ÁNIMO, DUELO Y TRASTORNOS DEL SUEÑO EN LA ENFERMEDAD DE CÁNCER

En publicaciones anteriores hablábamos de los trastornos de ansiedad más comunes en la enfermedad. Comentamos uno que era el Trastorno Adaptativo que podía venir acompañado de sintomatología ansiosa, depresiva o de ambas. Cuando esto se cronificaba en el tiempo podríamos decir que estábamos antes un trastorno de ansiedad o bien un trastorno del estado de ánimo.

Ante el diagnóstico y la enfermedad, es muy común y natural la aparición de la tristeza. Pero esto no quiere decir que la persona “esté deprimida”. Podemos decir que hay un trastorno depresivo mayor cuando a parte de esa tristeza intensa y frecuente, la persona pierde el interés para experimentar placer en la actividades que hace, hay cambios en el peso (aunque en cáncer es común esta pérdida de peso), dificultades para dormir, sentimientos de culpa, dificultades para concentrarse, pensamientos

cancer_tristeza

recurrentes de muerte (no de la posibilidad de morir por la enfermedad, si no de suicidarse). Hay que descartar que esta tristeza se deba a una metástasis cerebral, efectos de algún medicamento, alteraciones en el metabolismo, etc. Es muy común en pacientes con tumores de páncreas, mama, colon, de cabeza y cuello, ginecológicos, gástricos, linfomas y leucemias presentar sintomatología depresiva.

El duelo es otro proceso por el que se atraviesa en la enfermedad de cáncer. A demás, se vive varias veces. Con el diagnóstico ya aparece la pérdida de la salud (y en ocasiones de la vida) y ahí comienza nuestro duelo por esa salud que hemos perdido. Después, vamos a ir descubriendo (o no, si existe pacto de silencio) cual es nuestra situación real de enfermedad. Hay tratamientos quirúrgicos que van a provocar la pérdida de algún miembro del cuerpo: el colon, la mama, amputación de alguna extremidad, desfiguración facial en tumores maxilo- faciales… Realmente son intervenciones tremendamente invasivas que suponen no sólo la pérdida de esa parte de nuestro cuerpo con su correspondiente proceso de duelo, si no adaptarnos y asumir una nueva imagen corporal. También en los ingresos se pierde la intimidad, compartiendo habitación, siendo visitado a cualquier hora… Incluso, algunos pacientes sienten que se ha producido la pérdida de su dignidad al sentirse observados por cirujanos y residentes como si fuera “un número, una cicatriz, otro más” (palabras de A.R, operado de cáncer de colon con estoma abdominal). El duelo se puede complicar y patologizarse, convirtiéndose en una trastorno psicológico.

cancer_estado-de-animo

Por último encontramos los Trastornos del Sueño como otro trastorno habitual en la enfermedad de cáncer. El insomnio es uno de los trastornos más frecuentes, sufridos entre el 30-50% de los pacientes que acaban de ser diagnosticados. Puede ser transitorio o cronificarse (ocurre en un 23-44% de los pacientes tras varios años de tratamiento). Se caracteriza por la presencia de dificultades para iniciar el sueño, para mantenerlo o despertándose muy precozmente, sin sensación de descanso varias veces a la semana. Tiene unas consecuencias muy importantes para la persona que lo sufre: fatiga, alteraciones en la memoria y en la concentración, cambios en el ánimo, disminución de la calidad de vida, aumento del dolor, sistema inmunológico deprimido… El tratamiento farmacológico puede ayudar al principio, pero es imprescindible hacer una intervención psicológica para identificar las preocupaciones y podemos generar estrategias de afrontamiento.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s